Después de la muerte, la familia descubrió el tesoro que el tío había dejado en el garaje viejo


Un garaje de coche valioso para un señor cuidadoso

El protagonista de esta historia es un caballero llamado Harrold Carr, el cual estaba en el auge de sus 89 años, en 2007, cuando falleció en su ciudad natal, Newcastle. Cuando la familia pensó que se había despedido de su tío, ya a su avanzada edad, nunca se imaginó que él permanecería en la memoria de todos de una manera tan sorprendente.

Si a lo largo de su vida hubiese hecho algo malo a alguno de sus seres queridos, seguramente ahora, después de este descubrimiento, lograría la redención y el perdón de todos, gracias a su amor por un objeto de coleccionista.

¿Cuál era la pasión que coleccionada este anciano? Míralo, a seguir.